viernes, 7 de abril de 2017

Panecillos de Pascua o Hot cross buns




Son unos bollos o pancitos muy comunes en Semana Santa y están por toda la blogósfera. Se consumen especialmente el Viernes Santo y se caracterizan por las especias, frutas secas y la cruz encima de cada bollo.

Los había hecho en años anteriores con otras recetas, pero nunca me gustaban tanto como para publicarlos aquí en el blog.


Hace poco me encontré esta receta del conocido Dan Lepard, y con sólo leer los ingredientes supe que era diferente y me iba a encantar. Además, me llamó mucho la atención el aspecto rústico final de los bollos… algo que los hace lucir, en mi opinión, muy provocativos.


Son unos pancitos con una textura bastante densa, no crecen mucho... y esa es una de las razones por las que hay que colocarlos pegaditos en la bandeja antes de hornear, pues no se expanden mucho en el horno.


La enorme cantidad de frutas secas que lleva los hace irresistibles y deliciosos, la mezcla de especias, la cerveza negra y el té, hacen de cada bocado es un festín de sabores... realmente les han encantado a todos los que los han probado.

Es una receta que no lleva agua… La hidratación proviene de la cerveza negra y del té negro o rojo, así que para lucirse podemos usar productos de la mejor calidad posible y darle ese toque especial y personal.

Con respecto a las frutas secas, no hay porque seguir estrictamente las especificadas en la receta… podemos usar las que tengamos a disposición: pasas rubias, cerezas secas, arándanos azules o rojos, melocotones, etc.

La única dificultad de hacerlos es que necesita de dos días de preparación. Hay que preparar un prefermento y dejar macerando las frutas toda una noche. De resto, apenas requiere esfuerzo, se hace a mano, con apenas un mínimo de amasado.

No me extiendo más, espero que los prueben y disfruten de estos bollos diferentes y súper ricos.

Feliz Semana Santa para quienes la celebran! Besos!!






Ingredientes:


325 ml (cc) cerveza Stout (cerveza negra)
1½ cucharadita de cada una de estas especies: jengibre, canela y nuez moscada (yo usé 1 cucharadita nada más de cada una)
1½ cucharadita de levadura seca instantánea
875g harina panadera (substituí 150 g por harina integral)
325g uvas pasas (use una mezcla de uvas pasas y arándanos )
175g mezcla de naranja confitada y orejones secos (puede incorporar ralladura de naranja si no tiene naranja confitada)
250ml té negro caliente
1 huevo
50g mantequilla derretida
50g azúcar
1½ cucharadita sal

Elaboración:



Nota: Se hace todo a mano sin necesidad de máquina. Por supuesto que si desean usar máquina, también se puede.

La noche anterior:
Preparar un prefermento mezclando la cerveza, especias, levadura y 325 gramos de harina, tapar y dejar fermentar hasta el día siguiente. (yo dejé una hora a temperatura ambiente y luego llevé al refri hasta el día siguiente)

En otro envase, colocar frutas secas, ralladura de naranja si usa, y el té negro o rojo caliente. Tapar y reservar hasta el día siguiente.

Al día siguiente:
Agregar huevo y mantequilla a la mezcla de frutas, y luego incorporar esta mezcla al prefermento de cerveza , especias y levadura.

Añadir 550 g de harina restante, el azúcar y la sal, mezclar bien y dejar reposar 10 minutos.

Con las manos y la mesa engrasadas (con aceite). Amasar durante unos segundos (la receta original dice 10 segundos) y dejar reposar 10 minutos. Repetir esta operación dos veces más a intervalos de 10 minutos. Colocar la masa en un envase engrasado y dejar reposar durante una hora.

Dividir la masa en piezas de 100 gramos, bolear o darle forma de bola, y colocar, sin dejar espacio entre si sobre una bandeja cubierta con papel sulfurizado o para horno.

Dejar reposar durante 90 minutos.

Mezclar un poquito de harina y agua hasta formar una pasta. Colocar la pasta en una manga pastelera y hacer cruces sobre cada bola de masa.

Hornear a 200 C durante 25 minutos aprox.

Una vez fuera del horno, mezclar una cuchara de azúcar y un poquitito de agua hirviendo, y pincelar los pancitos con esta mezcla mientras aún están calientes. (En mi caso, los pincelé con mantequilla derretida, sólo por preferencia)

Dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Disfrutar.




martes, 28 de marzo de 2017

Gofres o waffles con masa madre




Esta es una receta a la que le tenía muchas ganas desde hace mucho tiempo… Es sumamente sencilla y deliciosa.
A quién no le gusta comer un gofre calientito y doradito en el desayuno? Mucho más si está elaborado con una excelente base y utiliza un procedimiento menos convencional… lo que la hace mucho más especial y apetecible… La masa madre le imprime a estos gofres ese sello de exquisitez sin igual…  


Los que hacemos pan con masa madre, sabemos que de vez en cuando tenemos que tirar una parte de ésta cuando nos toca refrescarla un par de veces seguidas o más antes de hacer pan. Pues bien, ésta es una buena manera de utilizar esas sobras que nos da mucha pena tirar.
Hay muchas versiones en Internet, y yo hice la mitad de la del blog The perfect loaf, del cual he hecho muchas recetas con excelentes resultados, y es una referencia a la hora de trabajar con masa madre.
Hice sólo la mitad de la receta original y se las coloco a continuación con las cantidades y mis adaptaciones.
Espero que la disfruten tanto como nosotros en casa.


Un beso y hasta la próxima!


Ingredientes:

(Aprox. 10 pequeños como los de mis fotos)

1 taza de buttermilk o suero de mantequilla (Difícil de encontrar en algunos lugares, incluso aquí donde vivo…podemos hacer fácilmente con una taza de leche, y una cucharada de jugo de limón, se deja reposar 15 minutos y listo)
1/4 taza mantequilla derretida y a temperatura ambiente
1/4 taza masa madre a 100% hidratación
1 taza de harina común  (Usé harina integral y harina de avena… puede probar mezclando sus harina favoritas)
1 cucharada azúcar moreno
1/2 cucharadita sal
1 huevo a temperatura ambiente
1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio


Elaboración:

La noche anterior a hacer los gofres o waffles:

Mezclar buttermilk y masa madre muy bien.
Agregar mantequilla derretida, azúcar y harina. Mezclar todo muy bien.
Tapar y reservar a temperatura ambiente toda la noche hasta la mañana del día siguiente.

En la mañana:

Batir ligeramente el huevo con la sal. Agregar a la mezcla que está esponjosa y levada. Por último, espolvorear el bicarbonato de sodio sobre la masa, y mezclar todo muy bien.
Proceder a hacer los waffles o gofres en una gofrera eléctrica como yo, o en una de metal.


A disfrutar, con miel de arce, mermeladas, mantequilla, mantequilla de maní…. Como más les guste.





Se pueden congelar y recalentar.

lunes, 13 de marzo de 2017

Las mejores galletas de chips de chocolate


Por lo menos para mis hijitos, con sus bordes crocantes y centros suaves y jugosos!! Así son éstas!! :D

Hola a todos!
Hora de acercarme a saludarlos y por supuesto, dejarles estas maravillosas galletitas de chispas de chocolate.
Las hice ayer domingo para la merienda de mis hijos, tras pegarle un mordisco a una de la primera tanda, y a medida que sacaba bandeja tras bandeja del horno, no hacía más que repetirme que tenía que colocar la receta en el blog para guardarla... y compatirlas con mis seguidores.
Todos hemos probado varias recetas de galletas de chocolate, pero siempre se encuentra alguna que supera de algún modo a una receta anterior.


Estas galletas las vi por ahí paseando por Instagram, y de allí me fui al blog original creador de la receta, The Vanilla Bean Blog... Yo he adaptado un poquitito su receta, y colocado las explicaciones de forma sencilla a mi manera.

Pruébenlas. Son altamente recomendables!!!

Ingredientes:

(la cantidad dependerá del tamaño que las haga, yo hice aprox. 2 docenas)


200 g mantequilla a temperatura ambiente
3/4 taza azúcar morena
1/2 taza azúcar blanca (menos una cucharada)
1 huevo
1 1/2 cucharadita de vainilla
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
2 tazas de harina para todo uso 
1 taza de chocolate en trocitos o chips de chocolate (bien llena la taza :D)

Elaboración:


Precalentar el horno a 175 C
1. Mezclar harina, bicarbonato y sal. Reservar.
2. Cremar mantequilla y ambos tipos de azúcar.
3. Agregar huevo e integrar muy bien.
4. Agregar vainilla. Integrar.
5. Incorporar mezcla de harina. Mezclar hasta incorporar.
6. Agregar chips o trocitos de chocolate, incorporarlos bien.
7. Colocar cucharaditas (Yo uso la cuchara mediana de helados) sobre una bandeja cubierta de papel para horno, dejando separación suficiente porque se expanden. Refrigerar durante 15 minutos.
8. Sacar del refrigerador y hornear durante 8 minutos, sacar la bandeja para darle vuelta, y aprovechamos este momento para dejar caer rápidamente la bandeja sobre la mesa (ésto hará que las galletas que están infladitas, se bajen y queden con grietas, dándole el aspecto de la foto)
9. Volver a meterlas al horno de inmediato y hornear durante 4 o 5 minutos más.
10. Sacar del horno, dejar enfriar unos cinco minutos sobre la bandeja para que endurezcan un poquito, y luego pasarlas a una rejilla.

Nota: para acelerar el trabajo, yo uso tres bandejas. Mientras una está en el horno, otra está en el refri, y así vamos.
Si  quieren probar algo fuera de este mundo, pueden espolvorear un poquitito de sal gruesa en el centro de cada galleta. (No lo hice porque estas fueron para los niños, quienes las prefieren así)





Lo del mordisco fue totalmente cierto! 

miércoles, 22 de junio de 2016

Brazo de gitano con dulce de leche


Uno de los postres que intenté hacer por primera vez cuando era una chiquilla fue un brazo de gitano relleno de mermelada… Recuerdo que había que pasar el bizcocho a un paño húmedo, enrollarlo, desenrollarlo, rellenarlo… al final, igual quedó medio feíto, pero bueno nos lo comimos felices de la vida…

Así que hacer un brazo gitano bonito siempre fue algo así como un sueño desde que era pequeñita… Ya hace bastante que hice mi sueño realidad… pero la verdad es algo que casi no hago en casa, por temor a comérmelo todo y no dejar para nadie ^_^


Cuando tomé clases con mi profe de repostería Jenny, aquí en Taiwan, me maravillaban sus brazos gitanos hechos con bizcocho tipo chiffon... perfectos, y aún me siguen maravillando. De hecho, ella tiene un libro, que muy amablemente me regaló dedicado solamente a brazos de gitano y tortas y cupcakes de chiffon. Lo fabuloso de estos pasteles estilo japonés es que no llevan ningún tipo de levadura química para lograr su esponjosidad. Todo depende de las claras de huevo. Así que el merengue se debe hacer con mucho cariño, y la masa se debe trabajar con delicadeza, sin mezclarse demasiado una vez incorporada la harina, a fin de obtener un bizcocho esponjoso y húmedo, que se enrolla con mucha facilidad una vez frío, sin trucos especiales.


Mezclando lo mejor de los dos mundos, qué mejor que un brazo de gitano esponjoso y etéreo estilo japonés con nuestro tradicional y típico dulce de leche o arequipe.

La receta que usé esta vez es de aquí con un video de cómo se elabora este fabuloso brazo de gitano. Es muy parecida a la que usa mi profe Jenny. Aquí pueden ver otro brazo de gitano con té matcha en mi blog.
Les dejo también el enlace a una entrada anterior de cómo hacer dulce de leche casero.

Buena semana para todos!


Ingredientes:

(Para un brazo de gitano de aprox. 33 cm )


140 g claras de huevo
60 g azúcar
60 g yemas de huevo
40 g harina de repostería (o harina normal)
Una pizca de sal
1 cucharadita extracto de vainilla
60 g aceite neutro (Yo utilicé aceite de coco)

Relleno:
150 g de dulce de leche (la cantidad es realmente opcional)

Nota: También necesitará un poquito de aceite o mantequilla para untar en el molde y azúcar glas para espolvorear por encima del brazo gitano como decoración.

Ojo: Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente. 

Elaboración:

1.      Precalentar el horno a 200º C. Engrasar una bandeja preferiblemente de 13x10 pulgadas (33x26 cm aprox). Yo utilicé una bandeja ligeramente más grande, y por supuesto, el bizcocho queda un poco más delgado. Una vez engrasada, cubrir con papel de horno completamente, el fondo y los lados de la bandeja.

2.      En un bol, batir las claras de huevo hasta que esté espumosa. Agregar poco a poco el azúcar sin dejar de batir. Batir hasta que se forme un merengue con picos firmes, pero no duros.

3.      Incorporar las yemas al merengue poco a poco sin dejar de batir. Batir a velocidad media después de cada adición.

4.      Agregar la harina tamizada y la sal sobre la mezcla de huevos. Y mezclar suavemente con movimientos envolventes con un batidor de mano, hasta que se hayan integrado. Agregar la vainilla y el aceite y mezclar de manera envolvente, sólo hasta que se hayan incorporado.

5.      Colocar la mezcla sobre la bandeja. Esparcir uniformemente en la bandeja. Dar un golpecito a la bandeja contra la mesa para que escapen las burbujas de aire.


6.      Llevar al horno durante 10 a 12 minutos.

7.      Sacar del horno. Sacar el bizcocho junto con el papel de horno, que estará adherido a él y colocarlo sobre una rejilla. Proceder a despegar el papel de horno de los lados del bizcocho, y dejar enfriar.


8.      Una vez frío, voltear el bizcocho sobre otro trozo de papel de horno, y despegar cuidadosamente el papel de horno adherido a la parte de abajo del bizcocho (que ahora está hacia arriba).


9.      Proceder a rellenar con el arequipe o dulce de leche. (O el relleno de su preferencia)


10.  Enrollar el bizcocho a lo largo del mismo (O sea, se enrolla por el lado más largo del bizcocho).  Se enrolla con delicadeza directamente con las manos o con ayuda del papel de horno sobre el cual está el bizcocho. En mi caso como mi bandeja era un poquito más larga que la recomendada, dividí el brazo de gitano en dos, por eso en algunas fotos se ven dos.


11.  Espolvorear con azúcar glas y colocar más arequipe con una manga pastelera o en una bolsa con un pequeño agujero, por encima del bizcocho, como decoración.









jueves, 12 de mayo de 2016

Torta de elote (nueva versión de torta de jojoto)



Gisela, una seguidora de Honduras, me pasó hace ya varias semanas la receta de esta deliciosa torta de elote!!

Me ha encantado! Queda con una consistencia muy buena, ni tan húmeda y nada seca. De sabor, divina, a pesar de la leche condensada, no queda tan dulce, y la mantequilla en su justa medida la da ese aroma y saborcito inigualable. En su punto para mi gusto. Aunque a decir verdad a mí me gustan todas, jaja

Disfruto mucho probando las recetas que me pasan seguidor@s de mi blog, ya que el 100% de las veces son fabulosas, y además son compartidas con mucho cariño y creo que eso es lo que las hace mucho más especiales…y sabrosas.





En mi blog, hay otras recetas de torta de maíz… todas ricas, con sus características propias… de hecho, ésta se parece mucho a una de ellas.... pero creo que ésta va a ocupar el puesto número entre las tortas de maíz que he probado por mucho tiempo…

Si algo extraño de mi país (de comer) son las cachapas con queso… tengo la suerte de contar con muy buen maíz en Taiwan, y justamente una señora que vende verduras un par de veces en el mercadillo de nuestra oficina, trajo unas excelentes mazorcas cosechadas por su familia, sin pesticidas ni químicos, así que elaboré esta torta con ellas, y realmente quedó excelente.

Espero que les guste!!!

Feliz fin de semana!



INGREDIENTES:

4 elotes frescos medianos y tiernos (maíz, jojoto o mazorca)
4 huevos
1 lata de leche condensada
1 barra de mantequilla (80 a 90 g) (sin sal, derretida y tibia)
¾ taza de harina para todo uso
1 cucharada de polvo para hornear
(yo agregué ½ cucharadita de sal y ¼ cucharadita de extracto de vainilla)


 ELABORACION:


1.      Precalentar horno a 350 f (175 C) y engrasar y enharinar un molde.(aprox. 8 pulgadas redondo o 20x20 cuadrado. Yo prefiero colocar papel sulfurizado o de horno en el fondo de la bandeja y los lados, no es indispensable, pero es más seguro a la hora de desmoldar). En un bol, tamizar la harina junto con polvo para hornear y sal. Reservar.

2.      Poner en la licuadora los granos de elote o maíz y, huevos, leche condensada y mantequilla derretida (adicionalmente incorporé ¼ cucharadita de extracto de vainilla)

3.      Incorporar la harina y polvos de hornear, batir. (Esto se puede hacer en la misma licuadora,pero, yo saqué la mezcla de la licuadora y la coloqué en un bol, e incorporé la harina tamizada junto con el polvo de hornear y sal, con una espátula. Mezclar a mano o batir en la licuadora sólo lo justo para que se integre)

4.      Colocar en molde y hornear durante 35 minutos hasta que esté ligeramente dorada. Comprobar que esté lista haciendo la prueba del palillo.
5.      Dejar reposar unos diez a quince minutos, y desmoldar. Dejar reposar sobre una rejilla.

6.      Deliciosa tibia o fría. (yo la prefiero fría, con un buen pedazo de queso… Esta vez la probé con una crema de queso crema dulce, que se ve en la primera foto, igual a la que uso para la torta de zanahoria, y está increíblemente buena así jiji).











martes, 3 de mayo de 2016

Galletas craqueladas de chocolate



Seguimos con galletas y chocolate!! Siempre complaciendo los gustos de mis pequeños…

Hoy traigo una entrada rápida, pero quería compartir con todos estas galletitas preciosas y muy ricas que hice del blog Mis chucherías, de mi querida amiga y paisana Nieves…quien siempre está tentándonos con recetas deliciosas, muy bien explicadas y fotos preciosas.

Son fáciles de hacer, de consistencia suave, intenso aroma y sabor a chocolate y a mis niños les gustaron mucho. 

Me recordaron a los brownies… pero con esa apariencia craquelada que les aporta el azúcar glas que las hace lucir simplemente espectaculares.




Una vez la masa de estas galletas está lista necesita refrigerarse por varias horas antes de hornearlas; lo que me parece muy cómodo y más fácil aún porque podemos dividir el trabajo en dos tandas.

Estoy segura que les van a gustar… Son geniales para un desayuno rápido o una dulce merienda.
La receta está copiada tal como la tiene Nieves, con una mínima adaptación en la elaboración.

Feliz día!

(Gracias Nieves por tu blog y amistad!)

Ingredientes: 

Para 25 a 30 galletas

1 ½ tazas de azúcar (280 a 300 grs)
1 taza de cacao puro en polvo (80 grs)
½ taza de aceite de girasol (90 grs)
4 huevos medianos de 60 grs c/u
2 cucharaditas de esencia de vainilla
2 tazas de harina para todo uso (240 grs)
2 cucharaditas de polvo de hornear tipo Royal (6 grs)
½ cucharadita de sal 

Para el rebosado:

1 taza de azúcar glas tamizada


Elaboración:




1.      Mezclar la harina, polvos de hornear y sal. Tamizar y reservar.

2.      En un bol, colocar azúcar, cacao (tamizado) y aceite. Batir hasta mezclar bien.

3.      Añadir uno en uno los huevo y batir bien después de cada adición.

4.      Incorporar la vainilla y por último añadir la mezcla de harina, levadura y sal y batir hasta obtener una mezcla homogénea.

5.      Tapar y refrigerar durante un mínimo de 4 horas.

6.      Precalentar el horno a 180ºC y prepara las bandejas del horno con papel sulfurizado o encerado

7.      Con una cuchara normal o una cuchara para helados, sacar porciones de masa y hacer bolitas del tamaño de una pelota de pin pon. Rebosar generosamente en el azúcar glas (Es una masa pegajosa y debe trabajarse mientras esté fría, una vez pasadas por el azúcar se facilita su manipulación. Tengo que hornear por tandas en mi horno, y mientras horneaba una bandeja, colocaba la masa de vuelta al refrigerador para mantenerla fría.)

8.      Colocar las bolitas de masa en la bandeja de horno dejando bastante separación entre sí, porque crecen mucho en el horno. (Yo hornee de ocho en ocho)

9.      Llevar a horno precalentado a 180ºC durante 10 a12 minutos.


10. Una vez listas, dejar enfriar sobre una rejilla.






miércoles, 27 de abril de 2016

Biscotti con chispas de chocolate





Tengo una adicción por el café… y de unos años para acá es mi mejor aliado para todo! Si me siguen por Instagram, verán que entre otras cosas, a cada rato subo fotos de esos cafecitos que me tomo en casa o en los diversos lugares que visito… No hace mucho tiempo, descubrí una cafetería cerca de mi oficina… una decoración minimalista en blanco y negro sin mucho alarde, con ese toque de modernismo…cuyo café blanco (latte o capuccino) es simplemente maravilloso... y sirven el biscotti más fabuloso que haya probado en esta ciudad… Biscotti, para los que no conocen, es una galletita de origen italiano, que se hornea dos veces, o más.

Desde entonces, en mi cabecita ha estado rondando la idea de hacer biscottis en casa, similares a los que probé en la cafetería que les comento, llamada Paper St. en Taipei.


Así que como yo soy de antojos, revisando la página web de una compañía que vende extractos de vainilla, café y otros… me encontré ésta que me llamó la atención porque utiliza mantequilla, el tradicional biscotti italiano, que correctamente se llama cantuccini, no lleva por lo general ningún tipo de grasa... Y tuve que probarla. No le hago publicidad a la susodicha empresa, pero fue allí de dónde saqué la receta, por ello el correspondiente enlace.

Por supuesto, usé en su elaboración los ingredientes que tengo en casa, y les coloco a continuación la receta tal como yo la hice. Es una receta para repetir muchas veces! 

Les garantizo que no hay nada más sublime y adictivo que un rico, crujiente y aromático biscotti mojadito en café o leche! 



Feliz día amigos! 

INGREDIENTES:

(Para aprox. dos docenas y media de biscottis).


250 g (2 tazas) harina común o para todo uso
1 ½ cucharaditas polvos de hornear
½ cucharadita sal
115 g (1/2 taza) mantequilla a temperatura ambiente
200 g (1 taza) azúcar
2 huevos
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharadita de extracto de café (si no tiene, simplemente no usarlo)
180 g (1 taza) chispas de chocolate semi-amargo
1 cucharada de azúcar avainillada (utilicé casera, puede usar simplemente azúcar en caso de no disponer de este ingrediente)


ELABORACION:




1.      Precalentar el horno a 180 C. Preparar una bandeja grande con papel de horno o encerado.
2.      En un bol mediano, agregar harina, polvo de hornear y sal, mezclar y reservar.
3.      En otro bol, batir a velocidad media mantequilla con el azúcar hasta que estén muy bien mezclados. Agregar huevos, y batir bien... agregar extractos de vainilla y café, continuar batiendo hasta que se forme una mezcla cremosa (aprox. 2 minutos).
4.      Reducir la velocidad, incorporar la mezcla de harina, y batir  hasta que esté todo integrado.
5.      Con una cuchara de madera o paleta de silicón, integrar las chispas de chocolate  a la masa.
6.      Sobre una mesa enharinada, colocar la masa, que estará un poco pegajosa. Enharinarse bien las manos y formar dos barras gruesas de aprox. 25-30 cm.(ver mis fotos)
7.      Colocar estas barras sobre la bandeja, dejando separación entre una y la otra, y presionarlas hasta que tengan aproximadamente 6 cm de ancho y 2 cm de altura.
8.      Espolvorear  la cucharada de azúcar avainillada  sobre ambas barras, y presionar el azúcar ligeramente con las manos en la masa.
9.      Hornear por 25-30 minutos. Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla aprox. 15 minutos. Reducir la temperatura del horno a 160 C.
10.  Una vez que hayan enfriado un poco, cortar la barra con un cuchillo de sierra de forma diagonal, en rebanadas de 1 cm de ancho. Colocar las rebanadas en la bandeja, con el corte hacia arriba.
11.  Hornear hasta que estén crujientes, aprox. 16 a 20 minutos,  a la mitad de la cocción darle vuelta a los biscottis, y continuar horneando... para que se tornen crujientes por ambos lados.
12.  Enfriar sobre una rejilla y guardar en un envase hermético.

Que los disfruten!!!










viernes, 8 de abril de 2016

Torta marmolada de chocolate, vainilla y coco




Hay días en los que veo una receta y tengo que hacerla de inmediato, simplemente porque sí…:P Cuando vi ésta recomendada en la página de Facebook de David Levobitz, supe que sería la próxima entrada del blog, el cual penosamente he descuidado durante meses…sooorrrryyyy

La receta es del gurú de la panadería y repostería australiano, Dan Lepard, y está publicada en inglés aquí.

La hice en un molde para bundt, pero se puede hacer en otro tipo de molde debidamente enmantequillado y enharinado, o mejor aún, forrado con papel encerado o de horno… obviamente, en el bundt sólo se puede enmantequillar y enharinar…

¿Por qué esta receta? Luce espectacular. Me encanta un buen bizcocho o ponqué marmolado. No hay ninguno en el blog. La masa lleva chocolate derretido, no cacao. Tiene coco, mi favorito YES! Y simplemente porque me fascina la textura de los bizcochos o tortas tipo ponqués, o pound cakes que llevan queso crema. La receta procede de excelente fuente. Además, por encima de todas las cosas, es de-li-cio-so!





La mejor parte de esta ricura es que lleva un glaseado para chuparse los dedos… lo digo en serio ^_^

Hice la receta tal cual, con mínimos cambios que colocaré entre paréntesis abajo… y le agregué como extra topping, además del glaseado de chocolate, porque mejor que sobre a que falte, coco tostado y chocolate blanco derretido.

Como siempre, últimamente tengo el tiempo limitado, así que vamos ya directamente a la receta…

Gracias por su paciencia y apoyo. Valen oro para mi! Se les quiere!

Feliz fin de semana!

Ingredientes:

Para el bizcocho o torta:

(Para un molde de plumcake con capacidad e 1,5 litros, o un molde de bundt  para 10 o 12 tazas)

150 g chocolate negro (usé chips o gotas de chocolate bittersweet/semiamargo)
150 g mantequilla sin sal a temperatura ambiente
100 g queso crema, suavizado (usé Philadelphia)
30 g aceite neutral (girasol, almendra) (He usado aceite de aguacate y también de coco, queda perfecto)
250 g azúcar blanca
3 huevos medianos (aprox. 60 g cada uno)
El contenido de una rama de vainilla (Yo usé media cucharadita de extracto o esencia de vainilla)
75 g coco rallado seco (utilicé coco disecado ligeramente endulzado)
75 g leche
275 g harina para todo uso (harina común o normal)
3 cucharaditas polvos de hornear

Para la cubierta:

100 g azúcar blanca
10 g cacao en polvo
50 g leche
20 g mantequilla
100 g chocolate negro (60% cacao) (Yo usé chips o gotas de chocolate bittersweet/semiamargo)
15 g de bourbon (whisky) o jugo de naranja (Yo usé una mezcla de ron y esencia de vainilla)


Elaboración:


Del bizcocho:


1.    Preparar el molde, ya sea enmantequillando y enharinando; o colocándole papel encerado; y precalentar el horno a 170 C. Derretir el chocolate y reservar.
2.      Batir la mantequilla, queso crema, aceite y azúcar, hasta que esté pálida y esponjosa la mezcla.
3.     Agregar uno a uno los huevos, y batir muy bien después de cada adición.
4.      Agregar la vainilla y mezclar.
5.     Agregar la leche y el coco rallado seco y mezclar.
6.    Incorporar la harina y polvos de hornear (cernidos), y mezclar sin batir demasiado, sólo hasta que se integren.
7.   Dividir la mezcla en dos partes, agregar a una parte todo el chocolate previamente derretido y mezclar hasta incorporar bien.
8.     Colocar alternadamente cucharadas de ambas mezclas, la de vainilla y la de chocolate, en el molde. Con un cuchillo hacer espirales para hacer el efecto marmoleado o veteado entre ambas mezclas.
9.      Hornear por aprox. 80 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio. (OJO: En mi caso, tardó 60 minutos, así que recomiendo comenzar a hacer la prueba del palillo a la hora de estar en el horno. También dependerá del molde que use, así como de cada horno)
10.  Sacar del horno y dejar enfriar en el molde. (Yo sólo dejé enfríar 15 minutos antes de desmoldar, y dejé enfriar sobre una rejilla)

Del glaseado:

1.     En una ollita, colocar azúcar, cacao, leche y mantequilla, mezclar y llevar a fuego medio/bajo hasta hervir. Dejar que la mezcla se reduzca, aproximadamente durante dos minutos (hasta que alcance108 C si usa un termómetro de cocina). Bajar del fuego, esperar que bajen las burbujas, y agregar el chocolate. Mezclar hasta que esté bien integrado.
2.    Incorporar el licor… en mi caso,
3.       ron y vainilla. Mezclar muy bien.
4.     De inmediato, bañar el bizcocho o torta. (Yo adicionalmente coloqué coco rallado tostado y chocolate blanco derretido)
5.      Dejar enfriar.
6.   Disfrutar ^_^







lunes, 31 de agosto de 2015

Pan aventura o Adventure Bread (sin harina de trigo)







En mi aventura panarra saludable me encontré el Pan Aventura (valga la redundancia) o Adventure bread…una maravilla de Josey Baker, un panadero estadounidense, radicado en San Francisco, Estados Unidos, cuyo local The Mill, y libro, han sido todo un éxito. Di con la receta en el blog igualmente magnífico de David Lebovitz, y en este otro interesante blog... pero ya encargué el libro para mi colección ^_^

Este pan no lleva harina de trigo ni levadura de ningún tipo.

Al leer los ingredientes, dije esto lo tengo que probar yo: avena, semillas, almendras, sirope de maple o miel, Psyllium, etc, etc… sin levadura, sin polvos de hornear… claro que hay que experimentar.

Uno de los ingredientes que quizás sea de gran interés para muchos es el Psyllium, derivado de la planta psyllium plantago, que es muy rico en fibra, y al mezclarse con agua se gelatiniza. Lo venden en farmacias o tiendas naturistas. Se usa mucho en la panadería sin gluten, con el fin de lograr una masa homogénea, y que se unan todos los ingredientes; una función similar cumplen el lino o linaza y las semillas de chia. 

Listo para tostar las semillas y frutos secos ligeramente en el horno

Felicísima, como siempre que decido probar una receta; y muchísimo más feliz cada vez que sacó una rebanada, la coloco en el tostador y desayuno como una princesa jiji… de verdad que el pan está buenísimo, y uno siente que está consumiendo sólo riquísimas bondades energizantes, y mucha fibra.
Si tienes acceso a todos los ingredientes realmente vale la pena probarlo. En casa, siempre compro semillas de diferentes tipos, y justamente tenía una lata de psyllium, que me regaló mi colega hace un tiempo…así que he aprovechado para darle uso en este exquisito pan.

El pan rinde, porque una rebanada realmente satisface completamente. Lo que hago, una vez está totalmente frío y reposado, es rebanarlo, no tan fino porque puede romperse, y coloco cada rebanada en bolsitas separadas en el congelador. Este pan tostado es mucho más rico, porque las semillas siempre liberan más aroma y sabor;  así que sugiero tostarlo un poquito, ya sea en una sartén o un hornito pequeño o tostadora antes de consumir.

Si les gusta el pan tal cual; luego pueden intentar variaciones o subtituciones de los ingredientes, conservando las cantidades.  Se podría agregar algo de uvas pasas o arándanos secos, nueces en lugar de almendras, semillas de sésamo, etc, etc… Yo adoro reemplazar una parte de las semillas de chía por sésamo.

En algunos apuntes que leí en uno de los blogs arriba mencionados, se señala que la mitad del psyllium puede reemplazarse por harina de almendras. Yo lo hice, y queda muy bien. Incluso en otra prueba , substituí parte de la avena por amaranto inflado que tenía congelado (obsequio de mi querida amiga Gaby).

Pero siempre recordemos, que chía, psyllium y lino o linaza funcionan para ligar o mantener unido el resto de los ingredientes, así que no se pueden eliminar. En caso de no tener chía, substituimos por lino o linaza.

Vamos! Prueben!!

Hasta pronto, besitos!!!


Ingredientes:
Para un pan en molde de 20 x 10 cm

235 g (2 1/4 tazas) hojuelas de avena 
160 g (1 taza) semillas de girasol
65 g (1/2 taza) semillas de calabaza
90 g (3/4 taza) almendras, tostadas y picadas (Las he usado picadas y sin picar)
120 g (3/4 taza) semillas de lino o linaza
25 g (1/3 taza) cáscara de psyllium 
25 g (3 cucharadas) semillas de chia (Me gusta subtituir una parte con semillas de sésamo negras y blanca)
12 g (2 cucharaditas) sal
40g (2 cucharadas) jarabe de arce (He usado miel como substituto)

55g (1/4 taza) aceite de oliva (Me gusta usar aceite de aguacate)

600g  (2 1/2 tazas) agua


Elaboración:

1. Colocar las semillas en una bandeja y tostarlas ligeramente en el horno precalentado a 180 C. Aprox. 10 a 15 minutos. (Observar no se vayan a quemar)
2. En un bol grande, colocar todos los ingredientes secos, y agregar los ingredientes húmedos (los últimos tres en la lista) . Mezclar todo muy bien con una paleta o las manos.
3. Engrasar bien con aceite el molde que se va  usar, y colocar la mezcla que quede bien compacta dentro del molde.
4. LLevar al refrigerador durante varias horas, una noche o un día completo.
5. Precalentar el horno a 200 C, sacar el molde con la masa del refrigerador, esperar hasta que alcance temperature ambiente. Hornear de 60 a 70 minutos,  quizás un poquito más . Debe observarse ligeramente dorado.
6. Desmoldar muy cuidadosamente , y dejarlo reposar sobre rejilla por lo menos dos horas o más. (No queremos que el pan se rompa al cortarlo, recordemos que es un pan sin harina. Necesita reposar bastante tiempo antes de cortar)
7. Rebanar cuidadosamente con un buen cuchillo afilado, no tan delgadas las rebanadas, (observar mis fotos), y tostar ligeramente. 
Nota::Este pan tostado es de otro nivel; realmente se puede apreciar su sabor y se van a enamorar como yo. ^_^










Cualquier acompañamiento le va perfectamente bien. Untado con mermelada, mantequilla de maní como yo, quesos, etc… Ya verán, Ñam Ñam!!